6 de enero de 2009

Manaus - Boa Vista (Brasil) - Santa Helena de Uiren (Venezuela)

Continuando con el Viaje desde la llegada al la “Rodoviaria” (estación de Bus de Manaos), llegamos por segunda vez a dicha estación, eran las 21:00 hs y el Bus salía en teoría a las 23:59 Hs, de aquí al abordaje del autobús no hay mucho que contar, mas que decir de quien habla logro manipular entre sus manos un tamaño petardo digno de de una expresión del tipo WOWW, solo con una hojita Ombú… digno de ver…
Javier por su parte se encontraba de un pésimo humor, con sus frases características cuando se encuentra de malas ganas y hace chillar los dientes.
Pero recibimos una noticia grata a esos de las 22:00 Hs. La señorita muy macanuda que nos había vendido los pasajes en primera instancia, habiendo notado que estábamos en la estación y que se le habían liberado algunos asientos en el bus anterior, nos logro ubicar en el Bus que salía a las 22:00 Hs ahorrándonos de esta manera una larga hora y media de espera.
El tramo era desde la ciudad de Manaos a la ciudad de Boa Vista, separa por aproximadamente 680 km de ruta, la cual gran parte cruzaba entre el Amazonas por ríos y selvas dignísimas de ver… cosa que nunca sabremos ya que el trayecto para seguir ahorrando en Hostels lo hicimos casi completamente de noche. El mismo se hacia por la módica suma de R$ 100.- la verdad que nos pareció bastante caro…
Del viaje no hay mucho para contar, porque se durmió todo, eran 11 Horas de viaje, ni bien nos sentamos nos dormimos y por la mañana escuche una voz que decía “Boa Vista” llegu!, abriendo los ojos medio sin entender una garompa de que se trataba, nos dimos cuenta que habíamos hecho todo el trayecto completo de las 11 Horas completamente dormidos a excepción del Chori que en algún momento de la mañana logro desvelarse e ir a comprar en una parada intermedia un Yogur… grave error del chico Agucho que una o dos horas después tuvo que dedicarle gran parte del medio día a conversaciones en el inodoro de la estación de Boa Vista… Mejor ni hablemos de Dicha estación y los dichos problemas de retención de sólidos!! Jejeje.
Contemos una historia paralela en la llegada a Boa Vista, un personaje que siempre conocemos por estar en alerta con buen humor y ganas de hablar se encontraba con una cara completamente sombría. Era gracioso ver a Carreta mirar al piso con una cara entorpecida por el dolor de panza y exclamando “me siento mal” “es como si tuviera un pedo atravesado”… Hay Carreta… si solo hubiera sido eso!! Algunos recordaran un episodio similar en las canchas de Doping Positivo unos 7 u 8 meses atrás…. El Agua de Rió les cae mal a algunos y le pueden hacer pasar jugadas extrañas, dicho y hecho.
Pasamos aproximadamente unas 2 horas 30 en la estación esperando que saliera el otros bus que nos llevaría a la Frontera con Venezuela, a Pacarima, Ciudad fronteriza.

Sacamos el calentador y luego de una ardua lucha con el mismo, ya que tenía una imperiosa necesidad de auto incinerarse, empezando a cada rato a perder gas por todos lados y fogonear, nos subimos al Bus y empezamos nuestro último tramo por las tierras Brasileras hacia una nueva bandera para todos nosotros… Venezuela.
Del viaje este no hay mucho por contar… salvo que empezamos a anotar como cambiaba rápidamente la geografía, pasando de las interminables selvas del Brasil, tupidas y húmedas, a unas geografía que no conocíamos antes, estábamos entrando a la Gran Sabana. Este territorio ocupa la ultima parte del Brasil y gran parte del Sur de Venezuela y Guayanas. Consiste de llanuras interminables, con amplias pasturas y quebradas, cerros y mesetas antiquísimas que ahora empezaban a adornar el nuevo paisaje, también combinadas con zonas selváticas, que hacían del paisaje un lugar casi único…
Llegamos a Pacarima, luego de que Javier pida explicaciones, nos dirigimos caminando hacia la frontera, solo nos quedaban 10 reales y el taxi para simplificarnos las cosas salía ni mas ni menos que 15… caminamos hasta la policía federal y sellamos nuestra salida del Brasil sin ningún problema. De allí deberíamos caminar unos 300 metros (siempre con 25 Kg. de equipaje en la espalda, mas en molesto remo de Carreta y los amigos Absolut) hacia la entrada de Venezuela, frenamos muy poco tiempo en la línea para la típica foto en la línea divisional que separa ambos países, seguimos hacia la aduana en Venezuela cuando notamos un pequeño cartel que exalto un poco nuestros nervios (“En la frontera se solicita certificado de vacunación contra la fiebre amarilla”). No es que no tuviéramos dicha vacuna, ya los 4 responsablemente la teníamos, pero tanto el Chori como Carreta no había traído dicho certificado…


Ingresamos a las oficinas para hacer los tramites migratorios y el primero que entra es quien les habla, Shaggy. La oficina no era de mas de 2 x 4 mts con dos escritorios pequeños donde atendían dos personas, un gordo cara de Sargento García y una señorita simpática. El Gordo me mira y me dice: “Señor, páseme su pasaporte” con cara de muy poco agraciado y al parecer una persona poco feliz con el trabajo que realizaba, mira el pasaporte, me mira, chequea un rato los sellos, gira la cabeza y pronuncia “déme su certificado de fiebre amarilla…" No saben las caras de los otros tres que esperaban afuera… asombro completo… jejeje especialmente de Carreta y el Chori que ya se imaginaban con un nuevo pinchazo en el brazo… En ese mismo momento, la señorita hace pasar a Carreta, no llegue a pasarle el papel, y el sargento García ya estaba estampando el bonito sello de Venezuela. Al mismo tiempo hacia pasar a Javier y al Chori para atenderlos y agilizar la cola de gente que esperaba su permiso para entrar a la Bolivariana tierra de Venezuela. Javier convencido de que podía engañar al Sargento García toma riendas en el asunto, saca ambos pasaportes y se los pasa, agarrando uno, cambiándolo por el otro, mareando al sargento, le pide el certificado de vacunación, y Javier “de este, de este” y le pasa su certificado cambiando nuevamente los pasaportes y consiguiendo sortear la suerte del Chori que se acababa de salvar de una inyección inútil, Carreta por su lado de manera milagrosa, se salvo de suerte ya que la señorita ni atino a pedirle dicho certificado.
Ahora estábamos dentro de Venezuela, sin un baro para poder llegar a la ciudad más cercana que es Santa Elena de Uriaèm. No teníamos ni idea si esta ciudad se encontraba a 5, 10 o 100 Km. de donde estábamos, pero decidimos tras la insistencia de Carreta, hacer dicho tramo a dedo ya que habían muchas camionetas por un Safari que se había echo poco tiempo atrás… Para que… empezamos a caminar… y pasaban y pasaban camionetas y nos cargaban y reían pero ninguno de los Burgueses tenia la menor intención de levantarnos… seguimos caminando cada vez mas cabizbajos, imaginando que sin Agua y en el medio la nada, tendríamos que pensar en armar alguna tienda de campaña para pasar la noche… pero de golpe, frena alguien fiel a la apariencia que nosotros cuatros teníamos, un camión de basura, si, un camión de basuras, esos que en su parte trasera tienen una gran prensa para aplastar los desechos. Carreta trata de hablar con los “muchachos” pero la verdad que el español de estos rústicos agentes del municipio dejaban mucho que desear, lo único que les logro entender en 100 son 100, a la pregunta de Carreta de que tan lejos nos encontrábamos de Santa Elena y si podía llevar a uno o dos de nosotros. La cola de autos se hacia cada vez mas grande atrás del camión y empezaban a tocar frenéticamente sus bocinas, cosa que puso al conductor nervioso y arranco sin dar mayores explicaciones dejando a los 4 en el suelo en el mismo lugar donde nos encontrábamos… seguimos caminando unos pocos metros cuando una camioneta de rancheros locales que habíamos visto en la frontera freno y nos llevo hasta Santa Elena. Esta se encontraba a unos 10 o 15 Km de donde estabamos, cosa que nos hizo pensar que el camionero nos pedía 100 bolívares para llevarnos y al no entendernos, se mando a largar.



Llegamos a Santa Elena de Uriam luego de un viaje de unos 15 a 20 minutos en la parte trasera de una camioneta, donde en 15 minutos pudimos ver lo impresionante del paisaje Venezolano, increíble, lo único para llorar, se largo a llover apenas nos subimos a la chata. Pasamos un par de barricadas del ejército, con los soldados portando ametralletas automáticas y miradas intrigadas. Llegamos a Santa Elena nos bajamos de la camioneta y agradecimos a toda la familia que viajaba junta en la parte delantera de la troca.





En Santa Elena nos quedamos un buen rato regateando para ver que es lo que hacíamos con Cainama y como iba a seguir nuestro viaje desde allí. Decidimos quedarnos a dormir aquí por la noche, ya que Carreta estaba enfermo y no queríamos saber nada con seguir en movimiento. Fuimos a cambiar Dólares a la moneda local. En Venezuela existen dos tipos de cambio totalmente diferente, uno el oficial, a 2,2 Bolívares por dólar y otro, el del mercado Negro. Aquí depende de las capacidades de negociación de cada uno. Puedes conseguir hasta 5 bolívares por dólar! Mas del doble… La razón? Los Venezolanos están cuotificados en la cantidad de dólares que pueden tener, cosa que saltan comprando dólares en el mercado negro.
Conseguimos una tasa del 4,6 bolivares por dólar, cosa que nos pareció bastante bien. Además de que el Chori pudo cambiar un billete de 100 USD que a todos nos habían parecido falso…
Y fuimos por comida ya que no habíamos comido nada en todo el día, comimos, compramos cigarros y fuimos a dormir…


Shaggy


P.B.V.C. y E. 08/09

9 comentarios:

Isabel María dijo...

GRANDE JAVI!!. Veo a esos cuatro monitos mareando al sargento García... tremendos.

Saludos a mi hermanete Carreta, que se mejore de sus dolores... TANTO ME EXTRAÑAS CARRET?!?!?!?

EXITOS!!

Anónimo dijo...

Grosso.

Si el blog aparece en blanco, es porque fue el turno del chori?

Bostero, ansioso espero tu relato.

Anónimo dijo...

¿alguno la va a poner?

Digo, ya van como diez dias...

Hugo Chavez, dijo...

Capitalistas Yankis de Mierrrrda! Fuera ya mismo del territorio venezolano!

Antonini Wilson, dijo...

Amigos, no me harían un favorcito a su regreso?

Anónimo dijo...

Los relatos fueron tres ditintos, uno de Javi, despues del chori y por ultimo el de shaggy.
Solo hay que ir de abajo para arriba y los van a ver
Para pedir primero hay que mirar

Anónimo dijo...

Compañeros de lucha,
Nuevamente emanan poderosos pensamientos de envidia de mi cuerpecito. Quiero especialmente felicitar a Matias Javier por traer a colacion el infeliz recuerdo del doblete de Carreta jugando para Dopping, aclaro que no hablo de goles. Y a todos quiero felicitar por mantener la castidad, todos sabemos que es algo muy dificil, pero nos enseñan que con un esfuerzo conjunto todo es posible. Son un gran ejemplo para todos.
Saludos Virginales.

Camilo

El Chueco dijo...

Yo los animaría a ponerla, no sea que las hormonas los delaten y se los curta un mono y nos traigan sífilis y CIA para acá....jajajaa.

Muy lendo saber de uds por acá vieja, saludos,

EL Chueco.

Anónimo dijo...

Los jodieron con el cambio! El dólar oficial está en 4.6 bolívares al máximo y en el mercado negro lo puedes conseguir hasta en 10 bolívares por dólar... 5 bolívares por dólar es una ganga para el venezolano! Si regresan llamen! Les compro 1.000 si quieren!